Dear PETA: Fuck you.

peta-billboard

Dear PETA:

Thanks for another thoughtful reminder of why I can’t fucking stand you. Once again, you’ve wanked a major one all over women’s bodies.

Never mind that body weight is not a marker of obesity. Or that fat vegans most certainly do exist, and that refusing to consume animal products is no guarantee of weight loss. No, you just had to go clouding the serious health issue of Plan B’s too-low hormone dosage with a fraudulent “go vegan and get skinny!” message. In doing so, you joined all the other despicable fat-shamers who never miss an opportunity to push their agendas in inescapably sexist ways.

Of course, I expected nothing better from you. You have a well-established pattern of exploiting women at every turn. You can’t bear to see a glass of milk being poured or an egg being cracked into a pan, but you have no compunctions about caging women, carving them up like slabs of beef, wrapping them in plastic like supermarket chickens, or throwing them onto grills. And that’s when you’re not busy sexually abusing them to showcase what veganism will allegedly do for their male partners.

So I suppose I should not have been surprised that you would pounce on what is actually a story about corporate irresponsibility, and twist it to your own sadistic ends. It’s pretty obvious what your game is: “saving” the animals by throwing humans, and specifically FEMALE humans, under the bus.

And that’s when you’re not busy killing kitties and dogs to save money to put toward your outrageous ad campaigns instead. What the fuck is “ethical” about THAT?

So I guess you’ll just have to pardon me if all you’ll ever get from me is the back of both my middle fingers. Trust me, you’ve EARNED it.

Fuck you very much, PETA.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
This entry was posted in Crapagandarati, Dawgs, Do As I Say..., If You REALLY Care, Isn't It Ironic?, Kittehs, She Blinded Me With Science, Sick Frickin' Bastards, The WTF? Files, Uppity Wimmin. Bookmark the permalink.

One Response to Dear PETA: Fuck you.

  1. Peter Lackowski says:

    Dear Sabina,

    Your readers might be interested in this review of a book about Chavez. If you do translate it, I would suggest sending it to venezuelanalysis.com and upsidedownworld.org.

    Sorry about the inconvenience last time. Here is where I found it. Panorama regularly publishes J. V. Rangel’s columns.

    http://panorama.com.ve/portal/app/push/noticia90356.php

    Opinion

    La decisión perfecta
    lunes 02 de diciembre de 2013 09:30 AM
    José Vicente Rangel / Periodista / jvrangelv@yahoo.es

    José Vicente Rangel / Periodista

    1º) Ignacio Ramonet conoce el proceso bolivariano. Estuvo cerca de Chávez. Habló mucho con él y lo entrevistó varias veces. Pudo calar la dimensión de su liderazgo porque los temas que abordaron arrancaban desde abajo, de cuando el jefe del 4-F apenas era un niño.

    Cuando solo aspiraba ser pelotero. Para enterarse de esa relación hay que leer el libro de Ramonet, Hugo Chávez, mi Primera Vida, bien documentado, íntimo, y también abierto a insólitas revelaciones. El autor explica la primera reunión de trabajo con Chávez sobre el libro en lo profundo del llano, sin protocolo, donde aguardó al Comandante para evitar el torbellino humano que lo envolvía cada vez que llegaba a un sitio. Hasta que llegó —lo describe el autor—, en medio de un “calor de horno”, y del deslumbrante paisaje de la llanura, para mostrarle el “territorio de su infancia y las raíces de su destino”. Es decir, como él lo confesara, el “escenario de mis circunstancias”.

    2º) Pero no es de Chávez que escribiré hoy, independientemente de que siempre esté presente. Porque su ausencia todo lo envuelve, más que la presencia. Extraño fenómeno que explica al personaje, su carisma, el sortilegio que emanaba de él. Entonces, ¿a qué se debe la mención? Se explica por lo siguiente: Chávez combinó intuición con racionalidad. Improvisaba, en apariencia, pero no era así.

    Lo hacía previo análisis de las circunstancias que lo rodeaban, de los detalles, con obsesión de planificador, tanto del discurso como de la acción. En los momentos más complejos que afrontó privó en él lo racional por sobre lo emocional, aún cuando transmitiera más lo segundo Cada decisión suya obedecía a una lógica que mezclaba el análisis consciente con la capacidad para convertir el azar en elemento positivo para la superación de situaciones exigentes.

    3º) El momento más difícil que encaró fue cuando decidió la sucesión. En quién declinar, no solo el mandato presidencial sino el liderazgo del movimiento político y social más importante de Venezuela y Latinoamérica. En las terribles circunstancias en que actuó, cuando la muerte lo cercaba y tenía que luchar para conservar la lucidez, no era fácil acertar. Era la última jugada maestra que haría en un tablero donde la vida se le escapaba, y el compromiso con cuanto logró en audaz apuesta con los poderes fácticos —los enemigos que siempre estuvieron cazándolo—, se resolvía en una sola instancia, sin posibilidad de control. Y la tomó de manera transparente, con el coraje que lo caracterizaba. El resultado no lo vería. Sólo el tiempo lo reveló.

    4º) ¿Por qué escogió a Nicolás Maduro? ¿Qué inspiró la decisión? Difícil respuesta. Inscrita en imponderables que solo alguien que demostró extraordinario conocimiento del ser humano y la política —al fin y al cabo lo mismo—, estaba en capacidad de dar en aquel momento crucial. Los posteriores desarrollos confirmarían el acierto.

    En un fogueado equipo de colaboradores, de entrañables compañeros, que adquirió experiencia a su lado, que él formó con el sentido pedagógico que solía aplicar a la combinación de teoría y praxis, se inclinó por Maduro. Sin discriminar.

    A base de instinto. Pudo haber optado por Adán, Diosdado, Elías, Rafael o cualesquier otro, y la decisión habría sido acatada por el chavismo, dado su ascendiente y respeto a su palabra. Algo procedente de su agudo olfato político y conocimiento de la realidad explica, en parte, la escogencia de su excanciller. La razón del mandato que el líder de la revolución depositó en Maduro.

    5º) Una carga abrumadora; un desafío colosal para cualquiera. Porque no fue un encargo banal el que Chávez entregó a Maduro. Mas éste supo interpretarlo. Asumirlo con audacia y habilidad. Respetando el origen y adaptándolo a la nueva realidad. Maduro debía tener perfil propio, sin desvincularse de donde provenía. De las enseñanzas del creador de una política fuera de contextos tradicionales.

    Y lo logró. El resultado está a la vista luego de 7 meses de gestión, en medio de tenebrosos augurios. Sin duda la transición más complicada que le haya tocado a alguien. Algunos apostaron a la deslealtad del heredero; otros, a presunta incapacidad; otros, al contraste con Chávez, remachado con sadismo; otros, a luchas intestinas, Nicolás vs. Diosdado. Pero nada prosperó. Lo que sucedió confirma el acierto de la decisión final de Chávez. Cómo, en las condiciones más adversas para un ser humano y Jefe de Estado, se impuso la luz de la razón. Decisiones a las que acceden sólo aquellos que tienen el privilegio de ver más allá del presente y convertir éste en futuro.

    La proeza de Maduro como sucesor de Chávez conjuga el éxito de la escogencia con la capacidad demostrada por el escogido. Que no es cualquier cosa. “Maduro ha adquirido un nivel de liderazgo que la oposición ni se imaginaba”. La frase es de Ramonet. Está en su declaración sobre el libro que mencioné. Sin duda apropiada, ya que si algo caracteriza a la oposición venezolana es que carece de imaginación. Por eso sus reiterados fracasos. Y agrego: otra de sus características es el desprecio al adversario. A Chávez siempre lo despreció; ahora hace lo mismo con Maduro, para beneficio de quien es el presidente legítimo de Venezuela.

    CLAVES SECRETAS
    • Poder mediático: El filósofo argentino José Pablo Feinmann acaba de publicar un libro, Filosofía política del Poder Mediático, donde sostiene que en Latinoamérica el verdadero partido político de la derecha es el medio de comunicación, que trabaja para erosionar los gobiernos llamados populistas. “Para el neoliberalismo —señala— un gobierno de este signo es como la peste. Porque el neoliberalismo se caracteriza por la búsqueda de un Estado mínimo y un mercado desregulado”. ¿Por qué quiere desregular el mercado?, se pregunta el escritor. Porque si el mercado es regulado estará orientado a favor de los pequeños y medianos competidores. El mercado libre concentra el poder en los poderosos, por eso es antidemocrático.

    • Feinmann amplía su planteamiento afirmando: “La verdad monopolizada es una sola verdad. Cuanto más medios posea el monopolio, más impondrá su verdad como de todos”. Y remata: “Cuantas más voces alternativas existan, tendremos más oportunidades de escuchar verdades diferentes”.

    • El secretario de Estado John Kerry anunció en la OEA el final de la Doctrina Monroe. Fue una participación con retraso sobre la muerte de un anacronismo que auspició intervenciones, abusos y crímenes en la región. Pero desaparece no por bondad del imperio, sino porque la realidad la enterró hace tiempo. Uno de sus sepultureros fue Chávez, lúcido portavoz de la integración regional y de la estructuración de mecanismos que garantizan un nuevo modelo frente a la dependencia. Nadie, antes de él, tuvo el coraje para luchar con tanta perseverancia contra el adefesio. La historia le reconocerá su gesta y su logro.

    • La (DES) movilización demostrada por la oposición en la manifestación del 23 de noviembre, puede resultar premonitoria de lo que le sucederá el 8 de diciembre. El lenguaje del excandidato reveló desesperación. Se le escapa el liderazgo.

    • Tomado del diario argentino Pag.12: el Diccionario de la Real Academia Española es consultado 40 millones de veces al mes sobre el significado de palabras, dos en especial, “cultura” y “majunche”. La información agrega que el venezolanismo “majunche” —equivalente a “boludo”, usado peyorativamente en Argentina— lo utilizó Hugo Chávez para referirse a Capriles (Es decir, que el excandidato presidencial de la oposición no está en Miraflores, pero si en el Drae. ¡Felicitaciones!).

Comments are closed.